martes, 21 de agosto de 2012

Un paisaje que se siente...

Celorio, en Asturias, se ha hecho famoso en los últimos días cuando Carmen Lomana sufrió un percance con la marcha del coche, haciendo huir a los bañistas al estilo de Spielberg con  tiburón.

Pero Celorio es algo más que playa y montana, son acantilados, nubes bajas y altas, y soles rojos que parecen lunas.

Lo de la marea aún no lo entendí bien, un día vas y todas las playas se comunican entre sí y el mar hay que buscarlo en Irlanda, otras, si te descuidas te la encuentras esperándote en el portal... en fin cosas del mar.

2 comentarios:

Juan Carlos dijo...

Lury, esta entrada me llega. Celorio es mi apellido, aunque los antepasados asturianos de que tengo noticia fueran de monte arriba, de Vibañu.
De algún modo, cuando se habla de la belleza de Celorio, siento algo especial.
Un abrazo. Que disfrutes de esa tierra.

Lury Margud dijo...

Estas tierras del cantabrico son mágicas, apenas tomas algún sendero y te imaginas a los duendes escondidos, buena gentes tambien... asi que algo te toca Juan Carlos.