lunes, 4 de marzo de 2013

Mi fantasia sobre la realidad. Hoy la Justicia.

 
Debo decir que ante la indiferencia de todos los ciudadanos ante los problemas del país, voy a utilizar las técnicas del libro del SECRETO, para cambiar las cosas con ayuda de mi ángel vengador.
 
 En el Ministerio de Justicia, mientras Gallardon sentado detrás de su sillón, observa con codicia los ingresos de las tasas judiciales, a su lado, en otro papel, anota los gastos que hará.
 
Ninguno de sus gastos tiene que ver con la Justicia, ni siquiera con la equidad. Muchos son los que no pueden acceder a los juzgados, muchos los que renuncian como zombies atontados a caminar por el sendero correcto. La risa malévola del ministro ve como la cuenta se engrosa.
 
Es entonces, cuando el ángel vengador entra al despacho, una leve brisa que hace que Gallardon mire a la puerta y la ventana. Todo cerrado, la calefacción a 28 grados. Ni siquiera la mala conciencia le hace sospechar que algo esta ocurriendo.
 
Un sobre aparece junto a la montblanc que había dejado sobre la mesa. No recuerda que hubiera estado allí.
 
El dolor y la desesperación empiezan a entrar en su alma. aun sin comprender que ocurre, abre el sobre. Una nota escueta.
 
O pagas tus deudas  o seras desahuciado del poder y la gloria.
 
La nota la podría haber firmado Barcenas, pero estoy dudando si darle el papel de ángel vengador. ¿Vosotros que pensáis?

1 comentario:

Helen CRogue dijo...

jajajaj que bueno, al final me voy a tener que leer El secreto...