miércoles, 30 de julio de 2014

De los tópicos cuando uno esta perdido en el submundo

Ya hace tiempo hice una entrada de mi cáncer, si, del mio, luego me lo quitaron y lo dieron en adopción, pero sigo siendo su madre biológica.

Foto


La cosa es que después de enterrarlo y quemar al puto bebe y a la pobre madre que soy yo. empiezan con la tontería de las revisiones.

Que digo yo, si eres tan buen cirujano, habérmelo quitao bien, para que no tenga que volver... y ellos que si una célula se escapa... al parecer tengo células tránsfugas

.

Así que me tienes desde hace dos años y medios durmiendo del mismo lado para que las células no se muevan, pues aun así, me hacen trastadas los médicos estos josdesumadre.

Pero lo peor del cáncer ( cancerosos abstenerse de leer este párrafo) es el miedo que te entra cada vez que te toca revisión, osease cuatro veces al año, como las declaraciones trimestrales del IVA, que yo no se si prefiero morirme pa no pagar, o vivir para amortizar lo que gasto en sanidad.

Y es que da igual que estés como una rosa, pura y vigorosa, rutilante y refractante ( esta rima era más complicada) tu piensas me van a encontrar algo, y me voy a morir, pero no así del disgusto, sino que me voy a morir de a poquitos y con dolores.  Y eso no es bonito.

Luego están todos los demás, los que te dicen, de algo hay que morirse.... y te dan ganas de clavarle un destornillador en la parte más doliente del cuerpo humano y ver como se desangra para decir, anda, pues si.

No estamos preparados para la muerte, dicen otros.  Yo si, estoy preparada para morirme en mi cama durmiendo, cualquier otra opción me viene mal.

En fin, ya me he desahogado un poco, esta tarde voy a conversar con un TAC sobre mis intimidades, cosas que solo le cuento a él, de momento voy entera, pero estoy casi seguro que a la próxima revisión iré llorando, no porque me pase nada, por pura cobardía
.


Y si alguien quiere pelea este es el mejor momento, porque tengo una mala lesheeeeeeeeeeeeee.

4 comentarios:

Laidy Turquesa dijo...

Un besazo preciosa, muchos ánimos y no te preocupes que seguro que todo sale bien. Diles a esas tipejas de células que se vayan a tomar por saco y que te dejen tranquila.

Cariñines.

Lydia Leyte dijo...

No imaginas cómo te entiendo. Los meses y los años pasan, y tú vas pasando con ellos, respirando cada vez que te convocan para otra.
Las conversaciones con el TAC, que además habla con es voz metálica e impasible, se hacen interminables.
¡A por todas! Y que no decaiga.

Lydia Leyte dijo...

No imaginas cómo te entiendo. Las conversaciones con el TAC son más bien monólogos interiores, cargados de dudas, miedos y esperanzas. Él va a la suya, con esa voz metálica vacía de contenido. Los meses y los años van pasando, y cada ves que te dan una cita nueva, en cierto modo respiras encantada.

Lury Margud dijo...

Ya se me ha pasado la chucha, son rachas