martes, 27 de marzo de 2012

La ignorancia, bendita inconsciencia.


Después de una temporada en la que por cuestiones de salud, he estado fuera de la órbita terrestre, buscando el sentido de la vida y de la muerte. Padeciendo los modernos métodos de superar las enfermedades insuperables, estoy de vuelta, con el animo florecido, celebrando el fin de la tortura.
 Ha sido de gran ayuda, comprobar que mi novela REDHOUSE se esta vendiendo despacio pero sin pausa en http://www.amazon.es/REDHOUSE-ebook/dp/B007E3FABK/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1332831816&sr=1-1
También se puede descargar gratis, pero el donde me lo callaré. Y en consecuencia, bajare el precio del ebook, para que sea mas fácil comprarla que piratearla.

Os adelanto el primer capitulo de la novela en mi otro blog "romance histórico", por si antes de comprar queréis probar el gusto salado del amor y de la guerra en el siglo XIX.

2 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Me alegro mucho por tu recuperación.

Un beso.

Lury Margud dijo...

Muchas gracias, los canceres de hoy en dia, no son como los de antes...