domingo, 21 de octubre de 2012

Lo que nunca aprenderé...

He reflexionado seriamente sobre los disparos y las heridas de bala, provocadas por mi francotirador particular, y después de reflexionar, tiene razón... nunca aprenderé...
 
Hace poco tuvo una reunión con escritoras de romántica, y una de ellas, con gran paciencia me explico lo del leísmo, laísmo y loísmo, que si complemento directo, que si indirecto, que si tal y que si cual... mi mente lo entiende... pero mi memoria de pez lo olvida al escribir, (los, las les) que me hagáis el honor de leerme, tendréis que cargar con ello.
 
 
Cuando me pongo a escribir, lo hago así, del tirón, sin mirar atrás, ni medir las consecuencias... como loca...tratando de imprimir en cada palabra las sensaciones o las imágenes que quiero trasmitir y que en ese momento pululan por mi cabeza a la velocidad de la luz.
 
Así que no puedo pararme a pensar, si es complemento directo o indirecto... porque se me va la idea... y después... me quedo agotada del parto y no estoy para nada. (Las novelas me las corrige una amiga que entiende de esto...) pero las entradas las alumbro en cinco minutos... y loslasles, se mescapan sin pensar.
 
Después están los signos de puntuación, mi mayor problema son las comas... que he leído por ahí, y me han parecido razonables, consecuentes y con un criterio aterrador, que sirven para darle sentido a las frases. ¡que invento!.
 
Yo odio los punto y coma, si veis alguno en mis textos, no son mios, son de la correctora, por eso en el blog no encontrareis ninguno. Los puntos y aparte esos los utilizo para cambiar de párrafo, y las comas, simplemente para respirar.
 
Si voy sobrada de oxigeno, no habrá comas en un párrafo entero, pero como este constipada, todo serán comas y comas... en fin.
 
Al igual que en la pintura los artistas inventan el color y las formas de expresión, porque no me dejan a mi pintar mis loslasles y mis comas... si luego, se entiende mas fácil lo que yo escribo que lo que muchos pintan... por dios santo...

¿Acaso, ustedes entienden mejor a Malevich que a mí?

4 comentarios:

Juan Carlos dijo...

Divertida autocrítica, a la que de paso me uno en cuanto a los problemas con los le /la /lo. No sé, creo que los madrileños tenemos alguna tara que nos impide entenderlo.
Besos.

Lury Margud dijo...

Yo creo que forma parte de nuestro lenguaje... deberiamos hacer del madrileismo un idioma independiente...:)

Lydia Leyte dijo...

De todos los signos de puntuación, el más difícil de usar es la coma. Hasta para escritores de la RAE, a los que se les escapa (o se pone en fuga) alguna de ellas. Son un incordio. En cuanto a los complementos... pues eso,que ahí están. Los madrileños tenéis problemillas con unos, y los gallegos con otros. Aquí hay para todos.

Lury Margud dijo...

Lydia durante un tiempo estuve viviendo en Galicia, fuí allí, como soy yo, pensando que aquello era Madrid, pero más pequeño, y lo primero que vi fue "sala de avogados"... después me enamoré de sus perfetos modales...