jueves, 6 de diciembre de 2012

De Medicos y Politicos

 
He decidido cambiar de bando. ¿Que no sabían que tenía un bando? tengo tantos que para ser coherente tengo que cambiar de vez en cuando, o me volvería sectaria, fanática, intransigente... ¿Han cogido la idea, no?.
 
Bien, he decidido que si los políticos quieren privatizar parte de la sanidad pública, que lo hagan, pero con una condición de obligado cumplimiento:
 
Cualquier político, asesor, consejero, etc... y sus familiares han de pasar, para tratar cualquier enfermedad por la sanidad publica. Sí, esa que están desmantelando. Quedando prohibido y penado, para todos ellos,  atenderse en los hospitales privados o privatizados.
 
Podría parecer que estoy menospreciando la sanidad publica al obligarlos a usarla, pero lo que quiero es que esperen en la consulta del medico de familia las tres horas que tendrá que esperar cualquier paciente cuando falten médicos.
 
Que si tienen juanetes o la cadera rota, esperen seis meses como el resto de sus conciudadanos, o incluso más porque como según ellos, están a nuestro servicio, que nos dejen colarnos.
 
Como faltará material, a los políticos se les tratarán todas las heriditas grandes o pequeñas  con la austeridad que propugnan, alcohol y que les receten una tirita. Receta a euro, claro.
 
Si les obligáramos a sufrir las esperas por la falta de personal y medios, se arreglaba este problema en un pis pas.
 
 
Postdata.- Señores antidisturbios, procuren no hacerse heriditas, que a lo mejor los médicos, que son todos muy corporativistas, se las curan con alcohol de quemar. Apúntense a la idea del desnudo integral y dejen de dar, que el colegio medico ha decidido regalar a todos sus afiliados la serie completa de house, para que aprendan a relacionarse con los pacientes... Ustedes verán...
 
 

2 comentarios:

Arman lourenço dijo...

Como siempre Lury no dejas de sorprenderme, me encanta tu entrada y yo apoyo lo que tu dices, ójala fuera tan fácil como proponerlo y cumplirlo, hasta ese día nos tocará seguir sufriendo listas de espera, horas en cosulta y un sinfín de cosas mientras ellos serán atendidos con todos los privilegios. Que pena!!!
Besazos guapa

Laidy Turquesa dijo...

Qué fuerte!!! Tener que llegar a estos extremos... Menos profes, menos médicos, más deudas, más paro.

¿En que estará pensando el señor Rajoy?