martes, 4 de diciembre de 2012

El Metro en Madrid



Para los que vivimos en Madrid, el Metro es nuestro medio normal de transporte, el autobus lo dejamos para cuando tenemos tiempo y no llevamos el ebook cargado. Porque en el Metro hay que ir leyendo por muchas y variadas razones.
 
La primera, que los trayectos en esta ciudad al final se vuelven tediosos, mirando como pasa el subterrane de estación en estación, leyendo se pasa el tiempo más rapido.
 
La segunda, es que Madrid esta plagadita de gente que tiene mucha vida interior, a veces, tanta, que van gesticulando y hablando solos, por lo que un ebook , libro o simular nos sirve para escondernos, un algo asi, como yo no estoy, conmigo no va.
 
Hoy sentado frente a mi iba un hombre de aspecto normal, hasta que ha empezado a gesticular haciendo que las dos personas que lo franqueaban oscilaran ligeramente hacia el lado contrario dejandole sitio. 
 
Antes de catalogarlo como señor intenso, todos hemos comprobado dos cosas, primero que no había cobertura en el movil y que no llevaba pinganillo. Es inevitable que la vista se te escape para mirar, porque uno en estos casos, siente curiosidad por conocer el mundo interior de estas personas, pero en cuanto parece que te va a mirar, te miras la punta de los zapatos, o te amurallas detras de tu lectura.
 
Cuando se ha bajado despues de explicarse a si mismo unas cuantas cosas de lo mal que va el pais, se ha oido un suspiro silencioso de alivio.
 
El Metro de Madrid siempre ha sido asi, recuerdo que cuando yo era una adolescente que empezaba a disfrutar de mi libertad, había una mujer en la linea cinco de metro, que si te atrevias a cruzar la mirada con ella, se acercaba te escupia en los pies y se iba refunfuñando cosas.
 
Asi para aquellos que vienen a Madrid, y lo del metro no les convence demasiado, les animo a probarlo en hora punta, donde estadisticamente hay más posibilidades de encontrarse con estas personas de vida interior intensa... es como ir al teatro con el bonometro.
 

4 comentarios:

Laidy Turquesa dijo...

JAJAJAJAJA!!!!! Es cierto hay cada persona con una GRAN personalidad... El otro día me monté en el tren, para ir a Barcelona y claro hace una parada junto a una de las paradas del metro, ves a cada persona con una vida interior muy...jejeje!!! peculiar. Yo iba alucinando, parecía que había viajado a otro planeta...Hacía ya tiempo que no iba en tren y menos en metro, que se ha puesto el billete por las nubes, casi que te sale más barato ir andando, total los trenes también despiden cierto tufillo...no sé si os habéis fijado, bueno más bien olorado.

En fin, como estoy sin facebook, hasta que les de la gana a estos, pues me enrollo por aquí...un besazo Guapetona!!!!

Frank Spoiler dijo...

Vaya con los de la vida "intensa" ja,ja,ja,ja Este amigo "tuyo" tiene que ser el mismo que años atrás iba al chiringuito donde yo trabajaba cada verano, pues, hace las mismas cosas, se "enganchaba" a hablar por el móvil (sobre todo cuando tenía a gente cerca) y se hacía pasar por alguien "importante" dando al supuesto "oyente" unas broncas de órdago. Tanto subía el volumen que acababan cambiándose de mesa por no escucharlo. Y puedo decir con total seguridad de que no hablaba con nadie por la sencilla razón de que, siempre que se llevaba el móvil a la oreja era la misma bronca, no cambiaba ni una sola sílaba. Ja,ja,ja,ja De locos encerrados, tres, fuera, lo estamos todos. ja,ja,ja,ja

Lury Margud dijo...

Creo que las personas "intensas" estan en todas partes... jajaja

Violeta Lago (Mamen) dijo...

Para los que viajamos en metro y nos gusta observar a la gente, es una experiencia estupenda (siempre y cuando te quede sitio para respirar, claro). Cada uno de los viajeros tiene detrás una historia. Y a mi me fascina elegir uno al azar e inventarme su vida... Está claro que yo también debo tener mi propia "vida interior" porque soy un bicho raro... jejeje
Besos