viernes, 25 de enero de 2013

De la señorita monjita, los dineros y los niños robados

Bueno, la señorita monjita se ha muerto.
 
Al parecer nadie ha sabido que se ha muerto hasta que estaba enterrada, asi que nadie le puede hacer una autopsia para saber si se ha muerto de remordimiento.
 
Tampoco sabemos si llevaba un diario contable donde apuntaba las entradas y salidas en caja de los niños que robaba.
 
Pero digo yo, que antes de cerrar el asunto por muerte del imputado, se debería hacer un estudio de ADN de todas aquellas criaturas que nacieron en los sitios donde trabajaba ella y su secuaces, y los dineros ganados a repartirlos entre las madres que fueron desmanteladas, dejandolas vacias de sentimientos e hijos.
 
Ya sé, que muchos padres estarán pensando, que ellos estan dispuestos a dar a sus hijos a las madres huerfanas, pero a estas no les valen los sucedaneos, asique no cuela.



Que Dios la juzge, y en su próxima vida, que seá una niña que viaje de mano en mano para equilibrar su Karma.

5 comentarios:

Lydia Leyte dijo...

A veces tengo un sueño. No como el de Martin L. King. Uno distinto. Me gusta creer que hay un verdadero Paraíso en el que solo entran las "personas de buena voluntad". El resto, esos que hacen el mal o aquellos otros que actúan con total iniquidad, bajo la falsa moralidad de hacer el bien, son arrojados a las tinieblas. Sería bonito, ¿verdad?

Frank Spoiler dijo...

¿Sabes lo peor de todo, Lury? Pues que esta "monjita" se ha ido de este mundo sin arrepentirse ni una décima de lo que hizo. ¿Y sabes por qué? Por la sencilla razón de que se ha ido con el convencimiento de que hizo lo mejor para los niños (pensando como pensaba de que las madres solteras eran poco menos que putas e hijas del demonio). Y pensando así claro, ¿cómo iba a tener remordimientos?
Si buscas en la historia verás que los más grandes HP murieron sin mostrar ningún arrepentimiento.
¡Ojala y se quemen y se pudran en el infierno! (pero por Dios, que no vuelvan a la vida ni en forma de gusanos).

Lury Margud dijo...

Espero que exista ese infierno del que hablais... lo malo es que no estará sola.

Lydia Leyte dijo...

Es cierto, Frank. No existen seres más infames que los "torquemadas" de la vida.

Jose Secret Garden dijo...

que desgraciasa esta "monjita"