domingo, 22 de septiembre de 2013

De los debates en el facebook(mi segunda casa) sobre las editoriales

Vamos a quitar de  la ecuación a aquellos que les va bien en el mercado, y por tanto están felices como perdices, véase, personas que aun cuando están con editoriales pequeñas, sus editores funcionan como tales, dando apoyo moral y logístico al autor. Y aquellos otros que están siempre en los primeros puestos de amazon.

Es evidente que los dos grupos anteriores están encantados de la vida.

Todos los escribidores sabemos que esto de la palabra escrita, da para vivir en el mejor de los casos de una manera casi digna, en el peor, pues tienes para ir renovando el móvil.

Ahora bien, para no desviarme de la cuestión, que considero interesante, hay que decir que autores con editoriales pierden dinero, y con amazon no ganan ni un duro. La diferencia es obvia, desde mi punto de vista. Para este caso concreto interesa más amazon, que es menos gravoso. Aunque "en lo personal" el ego del autor queda mejor parado si va con editorial que solo, porque evidentemente la editorial apostó por él, y eso con dinero y sin dinero... pero sigo siendo el rey. Viene al caso. O no.

En fin, mi sueño ideal es una editorial a la que yo me uniera por contrato de exclusividad, y le diera dos libros al año, por esta obligación, yo recibiría unos 12.000 euros anuales, para ser mileurista en el proceso de creación, y después un porcentaje en las ventas. Con estas condiciones, uno puede firmar contratos por cinco y hasta por 20 años.

Pero cuando se da la exclusividad de un libro, y la forma de publicitarlo, y editarlo, etc... con un contrato de cinco o dos o tres años, sin recibir nada a cambio, estamos haciendo el tonto. Desde mi modesto punto de vista. Me explico. Pierdes el control a "ceder" los derechos y por esta cesión no se cobra nada, se cobra por libro vendido, luego la cesión del libro le sale gratis y por tanto, se le puede colar otro escribidor más interesante a su modo de ver, y dejarte durante el periodo de cesión con una obra terminada, y sin posibilidad de hacer nada con ella.

La cesión de los derechos es un negocio jurídico distinto de la venta de los libros. Luego las editoriales deben pagar por ambas. Respecto de la cesión un tanto alzado, en función de las previsiones que como profesionales crean que van a obtener, asumen el riesgo, por algo son la empresa, y luego se paga un porcentaje que dependerá de las negociaciones o del dinero entregado por la cesión. 

Así es como lo veo yo. Pura ciencia ficción, lo se. Por eso prefiero amazon, que es la realidad menos amarga.

Por supuesto puede discrepar todo el que quiera.



1 comentario:

Laidy Turquesa dijo...

Hola guapisima, me parece una entrada muy interesante e informativa.
Me ha gustado mucho, yo no tengo ni idea de los tejemanejes de los contratos con las editoriales.

De momento con amazon ahí vamos pasito a pasito.

Un besazo enooorme.