lunes, 24 de septiembre de 2012

A Planeta, Plaza y Janes y demás dueños del Cotarro.

Prólogo
Existe un grupo en facebook que se autodenomina generación kindle, en el que en este momento están deliberando sobre mi expulsión, por no reunir los requisitos mínimos de buen gusto.
 
Capítulo 1.
 
En este grupo hay distintas personas que han autoeditado y subido sus novelas a la plataforma amazon, al parecer aquí, hay escritores de excelente calidad, y otros que ensuciamos con nuestra presencia el mundo en el que vivimos.
 
También hay quien dice que todos los que estamos allí, somos fracasados y que abandonariamos el grupo en cuanto cualquier editorial nos hiciera un guiño travieso,
 
El fracaso nos iguala a todos, y hasta que alguna editorial nos seduzca, tenemos que compartir el camarote de los hermanos Marx con gente que hace que,  hasta estos fracasados reluzcan como el sol.
 
Capítulo 2.
 
He rechazado tres contratos de edición, perdón, de publicación, no era de las grandes, claro, sino de aquellas otras de las que ya he hablado, podía haber visto mi obra en papel, pero siempre he sido espectacularmente rebelde, y no me gustan los contratos de adhesión, sobre todo cuando lo que vendo es mi obra, y lo que recibo son quizases.
 
Capítulo 3.
 
Yo todo lo que hago lo hago por dinerito, soy un producto de la sociedad donde vivo, si tu me dices te compro tus derechos por tanto... yo hago mis cuentas, y digo vale. Tuyos son. Si tu me dices, te publico y quizás si vendes... o si me paga la distribuidora... o si ... No, amiguito, los derechos son mios, no los vendo. Por coherencia y dignidad. El que no opine igual, tendrá otros valores, tan buenos como los mios, a veces, incluso mejores, pero cada uno es cada uno, que dirían en Andalucía.
 
Capitulo 4.
 
Yo no envió manuscritos a nadie. Los he enviado a las grandes y a las pequeñas editoriales, algunas pequeñas me dijeron, no me interesa, otras me ofrecieron las condiciones que todos conocéis, y las grande ni me contestaron, así que cuando decidí que no mandaría mas manuscritos, escribí a las grandes diciéndoles algo parecido a esto... " Si no tienen criterio para seleccionar mi obra, al menos tengan la educación de contestar". Me contestaron... "Estamos evaluando su obra"... después el silencio de los corderos.
 
Epílogo.
 
A todos aquellos que usan Amazon para darse a conocer, ganar en el camino para cañas y una tapa, y conseguir un contrato de edición , ojo, que no publicación. El grupo es perfecto.
 
Para aquellos, que solo pretenden usar una plataforma, porque aquello de escribir sin que te lean, es muy triste, y ganarse para unas cañas y unas tapas. El grupo es perfecto.
 
Para todos aquellos que están, queriendo estar en otro lado, bastante tienen con lo que tienen.
 
 
 
Nota para las editoriales.
 
Estaría encantada de editar con cualquiera de ustedes, vendo mis derechos de autor por 15.000 euros por novela, por dos años, de lo demás se encargan ustedes. Por ese dinero, me comprometo a ir a cinco presentaciones durante la promoción del libro, este punto es negociable.. A la espera de sus noticias. Gracias.
 



 

3 comentarios:

Pasiones del Alma dijo...

Jajajaja...Lury, leo lo que escribes y simplemente me ¡encantas! Dices lo que pensamos y que otros por el que dirán se cayán. Me agradan tus ideas y la forma en que lo dices.
Espero y encuentres un editor que se ciña a tu ritmo y que sostengan una feliz relación disfuncional jajajaja Por que con tus ideas y las que él pueda sugerir seguro que disfuncional será; pero feliz. Lo perfecto es aburrido.

Lury Margud dijo...

No tengo mérito alguno por decir lo que pienso, con dosis de humor, aunque algunos lo lean en toda su literalidad, y me crean una especie de lunática.

Cuando empece a escribir y a conocer, parcialmente, este mundo, me resulto imposible de concebir como somos capaces de admitir barco como animal de compañía.

Anónimo dijo...

Quien pudiera ser Mr. Lara!!!!, yo en su lugar te lo aceptaba todo a cambio de tenerte resolviendo la historia de Los Horton hasta como mínimo la quinta generación.
Adoro lo que escribes, no te rindas.