domingo, 30 de octubre de 2011

Atenas.


Es una ciudad que no me gusto mucho,  a excepción de las iglesias ortodoxas, no sólo son preciosas, sino que se respira un aire de espiritualidad añejo, donde las velas que adornan sus paredes, parecen reflejar de una manera casi tangible las oraciones silenciosas de quienes las prendieron.

Las islas... son otra cosa.

1 comentario:

Juan Ignacio dijo...

La parte moderna de Atenas no me dijo mucho, si bien el barrio de Plaka, tanto por el día como durante la noche, dos ambientes muy distintos, me maravilló. Me gustó su caos, todavía mayor que el de Madrid. Ahora, la Acrópolis (sí pude sacar la foto parecida a la tuya con las cariatides originales) me dejó con la impresión de haber conocido mi "caaaaasa" como ET. Y el museo Arqueológico una gozada.